La pandemia del coronavirus es algo que ya quedara para la historia, ha parado la econom√≠a mundial durante 2 meses y las consecuencias son catastr√≥ficas especialmente para el turismo, por suerte de nuestro √ļltimo viaje por Filipinas regresamos el d√≠a de navidad en medio del tif√≥n que azoto malapascua y la explosi√≥n del volc√°n Taal, pero hoy os traemos la experiencia de algunos amigos que la pandemia les ha pillado por sorpresa, algunos con mejor suerte que otros.

Tengo que decir que me ha encantado escribir este post en el que transmitís vuestras vivencias en esta complicada situación, muchas gracias por participar.

Inma, El Nido

Me llamo Inmaculada P√©rez, soy de M√°laga, tengo 44 a√Īos y me gustar√≠a contaros como fue mi experiencia en Filipinas durante la cuarentena. En enero de este a√Īo inicie uno de mis sue√Īos que era viajar durante un a√Īo seguido por el sudeste asi√°tico. Empece mi aventura en Sri Lanka,de all√≠ segu√≠ a Bali y Lombok y seguidamente las deseadas y so√Īadas islas Filipinas. El d√≠a 8 marzo aterrice en Puerto Princesa y mi primer destino fue Port Barton, un lugar maravilloso donde pude disfrutar durante 5 d√≠as de sus incre√≠bles playas, gente, paisajes, chiringuitos y dem√°s. De all√≠ me dirig√≠ hacia El Nido, uno de los lugares mas tur√≠sticos de la isla de Palawan y con toda la raz√≥n, es un lugar con mucho encanto y con muchas posibilidades de entretenimiento y diversi√≥n siempre en comuni√≥n con la naturaleza.

Para mi sorpresa y todos los turistas que por all√≠ nos encontr√°bamos, a los dos d√≠as de llegar nos informan que vamos a ser confinados en nuestros lugares de estancia por culpa de la pandemia del Covid-19. En ese momento solo nos quedo aceptarlo como el resto de los mortales en todo planeta; en ese momento comenc√© a buscar un lugar en el que poder confinarme de la mejor manera posible. Fue entonces cuando conoc√≠ al que seria mi compa√Īero de confinamiento, Olaf; un chico canario con el que pase los siguientes 50 d√≠as. Nuestra suerte fue encontrar un sitio a pie de playa, en un recinto amplio, con cocina. (muy importante en esos momentos pues cerraron todos los restaurantes y negocios de comida en la zona) Mi experiencia durante en confinamiento en Filipinas no fue mal; afortunadamente pod√≠a salir a hacer deporte, preparar buenas comidas con Olaf, disfrutar de unos maravillosos atardeceres cada d√≠a pero hubo otros amigos que tuvieron que pasar el encierro en peque√Īas habitaciones de hoteles.

atardecer el nido coronavirus
El Nido, Palawan

Las medidas de confinamiento en Filipinas fueron desde el principio muy contundentes y rotundas ;a los turistas nos hicieron registrarnos varias veces en la oficina de turismo, sacar varios permisos para poder transitar en las horas permitidas, las cuales eran muy restrictivas y poco a poco, a medida que iban creciendo paulatinamente los casos en el archipi√©lago, las medidas iban cambiando.Incluso estando all√≠ se impuso la ley marcial, algo a lo que no estamos acostumbrados y que a mi personalmente no me sonaba muy bien.

Fueron d√≠as de mucha incertidumbre, sobre cuando pasar√≠a esa pesadilla y sobre todo cuando podr√≠amos movernos o salir de all√≠. Fueron pasando los d√≠as y aumentaba un poco la angustia, ya que estando all√≠ te das cuanta de la falta de medios de los que ellos disponen y no me sent√≠a segura.

Fue entonces cuando la embajada Espa√Īola se puso en contacto con todos los que all√≠ est√°bamos para informarnos sobre un vuelo que el gobierno de Espa√Īa pon√≠a para repatriar a los espa√Īoles que quisieran salir de Filipinas y volver a nuestro pa√≠s. Muy a mi pesar cog√≠ ese vuelo de repatriaci√≥n y ah√≠ puse la pausa a mi aventura. Contaros que no fue f√°cil la vuelta a Espa√Īa; hubo gente que se encontraban en destinos muy complicados para volver pero  el consulado y otros viajeros que por all√≠ estaban hicimos pi√Īa y todos colaboramos en la medida que pod√≠amos para facilitar a todos la vuelta. Para mi fue muy satisfactoria la actuaci√≥n de este equipo de personas que nos ayudaron tanto y que estuvieron tan pendientes de todos nosotros. Fue un viaje largo y cansado pero volvimos sanos y salvos aunque con un poco de tristeza por no haber podido gozar de esas maravillosas islas y su gente. Me queda pendiente volver y espero que sea lo antes posible.

Un cordial saludo a todos.

Inma Pérez, Málaga.

inma el nido coronavirus repatriacion
Inma en el aeropuerto de Puerto Princesa

Viajar en grupo en medio de una pandemia

Viajar durante una pandemia, son de esas cosas que uno puede contar cuanto llega a viejo. Pasamos momentos de nervios y angustia tratando de lograr que nuestros viajeros puedan volver a sus hogares con sus familias y amigos, pero la experiencia nos dejo muchos aprendizajes.

Nuestro viaje comenz√≥ a principios de marzo cuando el Covid-19 no era una pandemia a√ļn, sonaba a algo lejano que pasaba en China y unos pocos pa√≠ses del mundo. En cuesti√≥n de d√≠as todo cambi√≥, y el mundo no volvi√≥ a ser el mismo.
Volver a nuestros hogares fue una experiencia que se puede asimilar a un videojuego, donde se te acaba el tiempo y cada nivel es más difícil que el anterior. Islas que cerraban sus fronteras de golpe, aeropuertos con poca o nula información, aerolíneas que desaparecían o no contestaban el teléfono, países que restringían o clausuraban las fronteras y mucha desinformación a nivel mundial sobre lo que sucedía.

Para nosotros, todas estas preocupaciones eran multiplicadas, ya que nuestro grupo de viaje se conformaba de viajeros de Espa√Īa, Argentina, Paraguay y Uruguay por lo que todos ten√≠an vuelos distintos y caminos diferentes para poder volver. Todo esto puede parecer mundano, pero cuando estas a miles de kil√≥metros de tu hogar, y ves que el camino para volver se vuelve cada vez m√°s empinado, es importante tener la mente fr√≠a e insistir.

aeropuerto cebu covid19
aeropuerto de Ceb√ļ

Trabajo en equipo e insistencia

Por m√°s simple que parezca, estas fueron las claves que ayudaron a que todos los integrantes del grupo pudieran volver a sus respectivos pa√≠ses. No nos dimos por vencido, nos apoyamos como grupo y en los momentos dif√≠ciles nos d√°bamos √°nimos. Enfrentar una situaci√≥n adversa de este tipo con un grupo de personas incre√≠bles hizo que nos uni√©ramos m√°s a√ļn y nos pusi√©ramos hombro con hombro contra el mundo.

En un momento, cuando la cosa se puso fea y todas las islas comenzaron a blindarse (no entraban ni sal√≠an aviones ni barcos) tuvimos que dejar el itinerario de lado y ‚Äúescapar‚ÄĚ hacia Ceb√ļ, ya que era la isla con aeropuerto internacional m√°s cercana. Desde ah√≠ comenz√≥ nuestro periplo de visitas diarias al aeropuerto de Ceb√ļ. Hablamos con el ministerio de turismo, con Philippines Airlines y con todos los grupos de personas de distintos pa√≠ses para que ejercieran presi√≥n en sus embajadas

La historia resumida dice que logramos entre todos armar un vuelo Ceb√ļ/Manila (desde donde casi todos ten√≠an sus vuelos de salida del pa√≠s) que ayudo a m√°s de 200 personas a volver a sus hogares. Los restantes pudimos conseguir vuelos (no sin infinitas filas en distintas aerol√≠neas y llamadas constantes) desde Ceb√ļ mismo. Finalmente, todos volvimos a nuestros pa√≠ses, sanos y salvos y con una incre√≠ble historia que contar.

Evidentemente el mundo como lo conoc√≠amos no estaba preparado para lidiar con un suceso de esta magnitud, nos agarr√≥ a todos por sorpresa. Ojal√° este tir√≥n de orejas sirva para que dejemos de dar por sentado el mundo en el que vivimos. Ojal√° nos volvamos m√°s consientes de que este es el √ļnico lugar que tenemos para vivir, y comencemos a cuidarlo mucho m√°s.

¡ Ahora solo esperamos que todo esto pase pronto y poder volver a disfrutar del paraíso que es Filipinas en el 2021!

Santiago, El gran viajecito.

el gran viajecito Filipinas
El gran viajecito, Chocolate Hills, Bohol

Rut, isla de Samar

A Rut le pillo la pandemia en la isla de Leyte de camino a Samar, ella es amante del surf y viaja por Filipinas con su tabla, buscaba las famosas olas que golpean la costa al sureste de la isla.

Samar es una zona muy poco tur√≠stica, es la √ļnica extranjera all√≠ y se alegra de haber estado all√≠ viviendo esta pandemia, vive en una casa al lado de un r√≠o y una playa con olas, ¬Ņque m√°s necesita una surfera?

samar playa beach
Playa en la isla de Samar

All√≠ vive con una familia Filipinas que se ha portado estupendamente con ella, ellos le ense√Īan a cocinar los platos Filipinos y ella les ense√Īa la cocina Espa√Īola, porque Rut en Espa√Īa trabaja en un restaurante de San Sebasti√°n, come todos los d√≠as pescado fresco y verduras porque va con los locales al r√≠o donde le han ense√Īado a pescar, nos cuenta que a veces se siente observada por ser extranjera pero se acabo acostumbrando.

Las √ļltimas semanas que hay menos limitaciones con la cuarentena ha podido hacer alguna excursi√≥n a cascadas e islas cercanas, adem√°s al ya no haber olas en esta √©poca ha cambiado su tabla por un kayak. Su intenci√≥n era seguir recorriendo Filipinas despu√©s de la pandemia pero se esta alargando tanto que ya se plantea el momento de volver a Espa√Īa.

Rut, isla de Samar.

rut samar familia filipina
Rut con su nueva Familia

Daniel, Panglao

A Daniel le pillo realizando unas gestiones en Espa√Īa cuando Duterte anuncio que en 48 horas iba a cerrar el pa√≠s, se las tuvo que ingeniar para regresar junto a su mujer Filipina a la isla de Panglao donde regenta un peque√Īo resort, el d√≠a 13 de marzo estaba saliendo desde Espa√Īa hasta Manila y el 14 volando en el √ļltimo vuelo que ha entrado en el aeropuerto de Panglao en casi 3 meses, ahora nos cuenta como ha vivido esta pandemia:

La vida da muchas vueltas, en Agosto de 2019 inaugure un peque√Īo resort en Panglao cerca de Alona Beach. Panglao en la provincia de Bohol se ha convertido sin lugar a dudas en uno de los lugares tur√≠sticos con mayor auge en Filipinas. La excelencia de las aguas para la practica del buceo, la buena comunicaci√≥n con otros puntos de inter√©s como Ceb√ļ, Siquijor, Camigu√≠n o Anda entre otros junto con el nuevo aeropuerto internacional han convertido a Panglao en un √°rea de gran inter√©s tur√≠stico y tambi√©n un gran lugar para invertir si decides abandonar tu hogar, como ha sido mi caso y el de otros Espa√Īoles.

En este contexto de prosperidad, el Covid19 aparece y cambia por completo el escenario. La situaci√≥n se degrada r√°pidamente y muchos turistas se encuentran atrapados, sin poder desplazarse dentro del pa√≠s pero tampoco volver a sus hogares. Inmersos en un estado de incertidumbre donde nadie sabe lo que va a pasar y donde la ayuda del gobierno se hace de rogar. En este tiempo algunos Espa√Īoles consiguieron volver a Espa√Īa, arrimando el hombro, creando presi√≥n y ayudados por plataformas como en la que estoy escribiendo. Otros decidieron quedarse aqu√≠, disfrutar del entorno y relajarse en un medio mas seguro y amigable del que por desgracia se esta viviendo en Espa√Īa y otros pa√≠ses occidentales.

Ohana resort, Panglao

La vivencia aqu√≠ he de confesar que no ha sido mala, en Bohol no ha habido casos de virus en este tiempo, y pese las medidas de seguridad y restricciones, hemos podido disfrutar de cierta libertad y un entorno agradable. Desde el punto de vista de los negocios, la repercusi√≥n por supuesto ha sido brutal, lo mismo que en Espa√Īa. Negocios cerrados, trabajadores que de por si viven en cierto estado de precariedad totalmente privados de ingresos. El turismo en esta zona es la principal Fuente de ingresos y dependemos de volver a cierto grado de normalidad para sobrevivir.

Esta situación nadie la esperaba y nos ha cogido a todos con la guardia baja, pero todo se arreglara y mas tarde recordaremos estas vivencias mientras nos tomamos nuestra bebida favorita en frente del mar. Volveremos a viajar y a disfrutar de las maravillas que ofrecen países como Filipinas.

 Desde aqu√≠, os mando un saludo a todos y os digo: ‚ÄúVenir a Filipinas cuando sea posible y seguro‚ÄĚ. Es un destino que no os va a defraudar!

Se despide de vosotros Daniel desde Alona Beach. Un fuerte abrazo a mis amigos de Gu√≠a de Filipinas que gracias a su excelente trabajo se han convertido en una gran ayuda para todos los Espa√Īoles viajeros.

Daniel, Panglao.

Borja, entre Manila y Burgos

Borja es uno de los Espa√Īoles que es muy feliz viviendo y trabajando en Manila, la mala suerte para √©l, es que el 6 de marzo regreso a Espa√Īa, a su peque√Īo pueblo en la localidad de Burgos y desde entonces todo han sido malas noticias para √©l, no ha podido regresar a su puesto de trabajo, ya que actualmente ni siquiera teniendo una visa de trabajo puede acceder al pa√≠s, y adem√°s tiene su condominio all√≠ con sus cosas y tiene que seguir pagando el alquiler.

makati manila
Vistas de Makati

Por suerte su empresa se ha portado muy bien en este aspecto y le ha seguido pagando la n√≥mina y le est√°n buscando la posibilidad de trabajar en otro proyecto en otra ciudad Europea, aunque el lo que quiere es poder regresar a Filipinas con su novia y seguir con su proyecto, cree que Filipinas esta mucho peor que otros pa√≠ses con el repunte de casos en las √ļltimas semanas y no cree que se pueda volver antes de tener una vacuna.

Hemos quedado que cuando todo esto pase y podamos volver a Filipinas nos llevara a ver las peleas de enanos en el barrio de Makati, de momento él y todos tendremos que esperar.

Bazefi Ozawa, Manila

¬ŅY vosotros como hab√©is vivido esta pandemia? puedes dejarnos un mensaje en los comentarios.

¬°Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)